#Artículos

Lo inevitable de una caja negra: The Black Box by Absolut

"Our perception is never absolute, but relative."

23.06.16
Aleix Mateu

Foto central de Denisse Garcia. 

Una caja negra es aquel elemento que recibe estímulos y emite respuestas. Es la interfaz que de alguna forma procesa y deja salir los impulsos que recibe. Una caja negra es un elemento enigmático. Podemos ver lo que recibe y lo que emite, pero desconocemos su funcionamiento.

Nuestra ignorancia respecto a la forma de trabajar interna de la caja negra no es tanto una cuestión de encriptación endiablada como de desinterés. Lo que realmente llama nuestra atención en un sistema determinado es como un módulo interactúa con su entorno, no cual es su mecanismo interno para procesar los estímulos, la caja negra.

En cierta forma el ser humano es una caja negra. Experimentamos muchos procesos sin entender por qué se producen y cotidianizamos los estímulos que recibimos y las respuestas que emitimos. Ker Siang Yeo, estudiante del Royall College of Art de Londres, nos propone un ejemplo romántico: “A black box is something you know what it is but you don’t know how it works. Our brain is like a black box: you know love, but do you know why?“.

Él ha creado junto a más compañeros su propia caja negra, The Black Box by Absolut. Este espacio oscuro colocado en el Sónar+D nos permite descubrir qué hay en el interior enigmático de un artefacto X, ya sea un ordenador, un dispositivo móvil, un registrador de vuelo o un ser humano.

En el interior oscuro de la caja negra encontramos dos espacios: “Frequency” y “Absolute Relative“. Ambas creaciones se inspiran en dos comportamientos elementales de la caja negra (o del ser humano) que muchas veces se olvidan: lo aleatorio y lo relativo.

En “Absolute Relative” encontramos un panel luminoso que, al contacto humano, da la sensación de ardor. “Touching that is like how brain tells us what things are“, nos avanza Ker Siang Yeo, que junto a Maria Euler, Lika Kille y Ava Watson han creado este atril luminoso y calórico.”It shows everything is relative, nothing absolute“, dicen. Porque, a pesar de que nuestra mano sienta la ebullición al tocar la superficie, lo que realmente estamos tocando son barras de aluminio que van alternando la conducción de caliente y frío; que nuestro cerebro traduce a la sensación de ardor.

TIU-articulos-black-box-absolut-sonar-d-2

“A projection of slow and fast moving particles, informed by thermal imaging, visualises the alternating arrangement of warm and cold temperature on the sculpture”.

Al lado, hay una cortina que cuando la cruzas, revela una pared iluminada por tubos de leds que van alternando su tono de luz. Siguen la vibración de los paneles que hay en el suelo, y la frecuencia de los sonidos que emiten las paredes. Robert Thorpe es otro de los estudiantes que, junto a Jennifer Haugan, ha creado esta habitación dentro de la caja negra.

We are playing with the sensory. We are looking behind perception“, nos explica Robert. Lo que propone “Frequency” es una continua sucesión de vibraciones aleatorias que pretende ilustrar lo caótico de la vida que nos rodea y su transmutación en pulsiones digitales y físicas dentro de la caja negra. “The vibrations are random. Digital and physical are both random“.

Todos ellos están estudiando Information Experience Design, un posgrado en el Royal College de Londres que intenta dotar de herramientas a sus estudiantes para profundizar y visualizar nuevas formas de interactuar con la información.

Por ejemplo Robert esta fascinado por las nuevas vías de innovación relacionadas con lo facial: me habla del mapeo de iris, una tecnología que permite saber cuando alguien esta diciendo la verdad y que también puede ser de inmensa utilidad para la publicidad. Él reconoce que hay que andar con cuidado en determinados aspectos de la innovación tecnológica, pero también que es mejor no temerla y tener el control de ella.

Este es uno de los motivos por los que han creado The Black Box by Absolut, una metáfora de lo que hay escondido detrás de la tecnología y de nosotros mismos.