#Artículos

10 joyas de nuestra historia discográfica que permanecen ocultas

Artistas, músicos, referencias y discos esenciales para comenzar a ver nuestra historia musical con otros ojos.

07.03.16
Frankie Pizá

Existe un gran espectro y pasado musical totalmente desconocido en nuestro país; tan solo unas minorías dedicadas de forma exhaustiva a la labor del coleccionismo poseen aún hoy en día una perspectiva real del alcance de algunas escenas independientes y experimentales desarrolladas en nuestro país por músicos locales e internacionales.

Alguna de las claves de que muchos de esos artistas que introdujeron estéticas, genéricas o comenzaron a innovar con patrones como el Free Jazz, el Ambient o el New Age hayan permanecido en la sombra, ocultos bajo nuestros complejos artísticos y débil infraestructura, se tratan en el artículo publicado hoy mismo bajo el nombre de «¿Por qué no nos reeditamos a nosotros mismos?».

Como primer anexo, hemos preparado una selección de álbumes, títulos y esenciales que siguen sin intenciones de reedición por parte de sellos nacionales o internacionales; desde Juan Carlos Calderón a joyas del catálogo de Edigsa o Grabaciones Accidentales. En un segundo anexo, propondremos 10 referencias más que insólitamente han pasado desapercibidas durante décadas.

T J Brown y Su "Personal Orquesta"

"Brown es Brown = Marron es Marron"

Zartos

Un sonido doméstico y puramente DIY, entre el Lounge, la Exotica y el Soul, es la primera sensación al encontrarnos con «Brown es Brown = Marron es Marron», único disco de T J Brown en 1976.

Pianista y miembro de la banda de origen alemán asentada en España Evolution (ya reeditada por Wah Wah en los comienzos de la década pasada), T J Brown grabó este material en Barcelona y se trata de uno de los LPs más buscados del sello catalán Zartos, con un mood entusiasta que por texturas y austeridad, recuerda a proyectos como el de Médico Doktor Vibes.

Ildefonso Aguilar

"Erosión"

Sono Isla

Músico, pintor y artista multidisciplinar residente en Lanzarote (Islas Canarias), el arte de Ildefonso Aguilar se caracteriza por la simplicidad y el minimalismo, una ideología que también tiene reflejo en su música.

Sus influencias creativas llegan desde la escuela alemana progresiva (Edgar Froese, Conrad Schnitzler, Cluster o Klaus Schulze), y para su primer trabajo discográfico decidió viajar al país germano para poder expresarse con maquinaria alemana.

«Erosión» fue grabado en octubre de 1978 en Frankfurt, aunque editado en vinilo en 1985 por Sono Isla. Música y abstracción sonora con conexiones con la composición minimalista y el Ambient, movimiento que Aguilar contribuyó a extender en su región promoviendo eventos y conciertos de nombres como Brian Eno o Roedelius en cuevas volcánicas de Lanzarote.

Randomize

"¿Cómo se divertirán los insectos?"

Grabaciones Accidentales

Era en 1979 cuando Eugenio Muñoz reemplazó a Carlos Martos en los estudios RCA de Madrid, según el músico e ingeniero de sonido y su compañero en Mecanica Popular, Luis Delgado, un «paraíso acústico» raro de ver en la España de aquella época.

Ambos utilizaron aquella configuración y recursos a su alcance en horas libres y de forma clandestina, dando forma al proyecto experimental más revelador de cuantos crecidos en nuestro país al filo de la década de los 80.

Lo que ocurrió entre “Qué sucede con el tiempo?” (1984) y “Baku:1922” (1987) fue «¿Cómo se divertirán los insectos?», único álbum de Muñoz como Randomize en 1986. Un disco que se debate constantemente entre el Ambient, la abstracción electrónica sin forma concreta y una versión intrincada del Electro primitivo.

«Intentábamos por todos los medios abrir caminos no transitados, andar por otras sendas que no tuvieran referentes. Me imagino que es imposible desembarazarte de las secuelas de la música que llevas oyendo toda tu vida pero sí que intentábamos utilizar toda la tecnología disponible para obtener otra tímbrica y otra organización y otro esquema para el sonido».

–Luis Delgado.

Música Esporádica

"Música Esporádica"

Grabaciones Accidentales

Música Esporádica es uno de los proyectos experimentales liderados por Suso Saiz y posterior a su debut en La Orquesta De Las Nubes, compartido con, entre otros, Miguel Herrerno y Glen Velez. Él mismo lo recordó y describió así en nuestra entrevista con él:

«En aquella época trabajaba con un videoartista, Domingo Sarrey y un pintor, Ángel Orcajo componiendo la música para sus videos. La llegada de Glen Velez a España (al que ya conocíamos) para dar un curso en la Universidad Complutense de Madrid, fue el motivo de proponerle hacer una colaboración».

«En un principio el proyecto iba a ser Orquesta de las Nubes y Glen Velez. Glen apareció con una discípula suya, Layne Redmond y se unió al proyecto. Durante esa época, yo ya colaboraba con Esclarecidos y nos pareció interesante la incorporación también de Miguel Herrero, que en ese momento tocaba guitarra sintetizada. El proyecto pasó a ser Musica Esporádica porque el resultado estaba más cerca de la improvisación y la formación no tenía visos de ser muy estable».

–Suso Saiz.

Ambientes envolventes y atmosféricos, percusiones tribales y cierta cadencia entre étnica y progresiva, en la línea de los álbumes de los mexicanos Jorge Reyes o Antonio Zepeda, por ejemplo.

Grabado en los estudios TRAK de Madrid en 1985, el ingeniero de sonido al mando fue el ya mencionado Eugenio Muñoz

Barcelona Traction

"Barcelona Traction"

Edigsa

En el catálogo de la singular editorial catalana Edigsa, fundada en 1961, apareció la música de Jaume Sisa, Pau Riba, OM o Neuronium, entre otros muchos.

En el sello también aparecieron los debuts de Música Urbana y Barcelona Traction, dos de los proyectos jazzísticos más relevantes de la Barcelona de los 70 y que compartían un denominador común: el magnífico virtuoso del piano Joaquín Luis «Lucky» Guri.

Jazz, Rock progresivo y matices mediterráneos o latinos se entrelazaban en composiciones como «Foc i Pluja»; el LP homónimo del grupo ya fue reeditado en formato CD en 1996 y 2009, aunque nunca ha sido devuelto al formato vinilo.

Juan Carlos Calderón Y Su Taller De Música

"Juan Carlos Calderón Y Su Taller De Música"

CBS

Resumir la carrera de un músico tan influyente como Juan Carlos Calderón es algo parecido a un delito; nombres tan dispares y de gran importancia como Duke Ellington, Joan Manuel Serrat, Mocedades o Pedro Iturralde tienen al de Santander como nexo de conexión común.

«Bloque 6», su debut bajo el patrón del Jazz modal y al frente de su banda Juan Carlos Calderón y Su Orquesta De Jazz, sería musicalmente su título más icónico y emblemático, aunque su homónimo «Juan Carlos Calderón Y Su Taller De Música» es en el que encontramos su punto creativo más maduro y personal.

Un Jazz-Funk con espíritu Philly Sound como el de la MFSB, toques que insinuaban sus coqueteos posteriores con la música Disco y un plantel de músicos inigualable entre los que destacó el propio Pedro Iturralde al saxofón. Editado por CBS en 1974, permanece sin intenciones de reedición a su alrededor.

Vlady Bas

"Rompiendo La Barrera Del Sonido"

Acción

Muchos coleccionistas buscan una de las pocas copias que salen rara vez a la venta del «Free Jazz – Vlady Bas En la Universidad», LP grabado en 1973 por el saxo alto bilbaíno y que incluye las dos partes de su composición «Laberinto».

Se trata de una de las pocas obras que encontramos en nuestra historia musical inclinadas hacia este territorio jazzístico más radical y con epicentro en la comunidad afroamericana de mitad de los 60 en Estados Unidos. Allí ya le acompañaban Juan Carlos Calderón, David Thomas y Pepe Nieto.

Un año después, en 1974, el que fuera representante de España en el Newport Jazz Festival (1958) grababa «Rompiendo La Barrera Del Sonido», un álbum que a simple vista puede engañar por su alto contenido en covers y versiones de, entre otros, los Beatles, José Feliciano o Ray Charles.

Pep Llopis

‎"Poiemusia La Nau Dels Argonautes"

Grabaciones Accidentales

Como otros tantos artistas nacionales de la época del despertar experimental y vinculación con la psicodelia, el New Age o formas primitivas de Ambient, Pep Llopis cuenta con un pasado musical relacionado con el Rock progresivo: el valenciano, compositor multidisciplinar, formó parte del combo Cotó-En-Pèl, con quien grabó el genial «Holocaust» en 1978.

Música clásica contemporánea, elementos Pop y referencia étnicas se dan la mano en su trabajo de la década de los 80, cuando comenzó a acercarse a las artes escénicas y audiovisuales que marcarían su trayectoria posterior. ‎

«Poiemusia La Nau Dels Argonautes» es una obra maestra en el catálogo de Grabaciones Accidentales, basado en un poema de Salvador Jofer (La nau dels Argonautes) y en el podemos encontrar referencias o concordancias que nos trasladan a Craig Leon o Haruomi Hosono.

Jayme Marques

"So Much Feeling"

RCA

El brasileño de Campo Grande fue el principal pionero de la inserción de los parámetros de la Bossa Nova y la conjunción de la Samba con métodos y diseño jazzístico en nuestro país, al que llegó en la década de los 60.

Jayme Marques compartió grabaciones en 1976, entre otros, con Jorge Pardo (flauta, saxofón) o Manolo Heredia (batería) para dar vida a «So Much Feeling», un álbum sublime desde la primera interpretación a la última, destacando la versión high-tempo del clásico de Milton Nascimento «Veracruz». 

El guitarrista llegó a España y desde un primer momento ya compartió escenarios y grabaciones de estudio con nombres como Augusto Algueró, Pedro Iturralde, Tete Montoliú, Juan Carlos Calderón o asistiendo a un jovencísimo Paco de Lucía.

Marques residió 8 años en Palma de Mallorca antes de regresar a Madrid y consolidar su nombre entre la comunidad con sus memorables noches del Whisky Jazz Club en Madrid.

Carlos Guirao

"Revelation"

Neuronium Records

Justo después de dejar Neuronium y antes de fundar el proyecto Programa junto a Josep Antoni López, el multi-instrumentista Carlos Guirao grabó «Revelation» en los Sonocetro Studios de Barcelona. El pianista y guitarrista contribuyó a los 5 primeros álbumes del combo que compartía con Michel Huygen o Albert Giménez.

Apuntes y melodías cósmicas de sintetizador que recuerdan a la edad de oro de la electrónica en Francia (Richard Pinhas, Patrick Vian, etc) en un álbum debut sobresaliente que tanto recuerda a firmas como Harald Grosskopf o, por ejemplo, el exponente Italo Disco, Kano.